¡Ya hemos cerrado nuestra primera ronda de inversión! Hemos “levantado”, como se dice en el argot financiero, un buen “pellizco”.

Con él, Berdac podrá acabar la fabricación de los 2.000 primeros dispensadores de medicamentos IMA, y establecer las estructuras necesarias para llevar a cabo su comercialización.

Cerrar la inversión con varios Business Angels individuales y de grupos tan prestigiosos como ESADE BAN y el Cercle d’Economistes, y con la participación de la Fundación Ship2B a través de su vehículo de inversión, refrenda que no estamos del todo equivocados con esta aventura.

Innovar es enfrentarse a lo desconocido. En esta confrontación, sólo te puedes basar en la lógica, la experiencia, el sector o en proyectos que se consideran similares. Es muy fácil caer en suposiciones erróneas. La gracia está en darse cuenta, levantarse y… equivocarse irremediablemente otra vez.

Aprendiendo de los errores, una startup seguramente conseguirá definir un modelo de negocio que finalmente podrá resultar viable. Por eso, los expertos siempre señalan que “pivotar” es clave en fases iniciales de un proyecto. Porque tal como lo hace un científico, el éxito se consigue tras muchos experimentos fallidos (si tu ambición es crear una fórmula nueva, claro).

Queremos agradecer desde aquí a todos y cada uno de los inversores, tanto los que han entrado en el proyecto, como los que nos han dedicado una parte de su tiempo en escucharnos. Quién sabe si se unirán a nuestro viaje en futuras ocasiones. Estamos convencidos que nos equivocaremos mucho, pero ahora estamos mucho mejor acompañados. Eso nos da mayor confianza en que llevaremos IMA dispenser al mercado en breve.

Nosotros ya estábamos convencidos de que IMA es un servicio que marcará un antes y un después en la mejora del tratamiento farmacológico, y por lo tanto, en la salud y la tranquilidad de todos los pacientes polimedicados y sus familias. Nos alegramos de que nuestros inversores también.